Los mejores americanos de la historia del Barça

By realcamisetas No comments
  • Messi

    No sólo el mejor americano, sino el mejor jugador de la historia del club. Es el máximo goleador de la historia del Barça, el jugador con más títulos (34), sólo tiene ya por delante a Xavi en número de partidos y es el líder absoluto de la generación más ganadora de siempre en el Camp Nou. Messi ha trascendido al Barça de Guardiola, de Tito, de Luis Enrique o de Valverde. Del Barça de Laporta, Rosell o Bartomeu. El Barça de Messi representa la época más feliz del Barça y, a sus 32 años, aún es el mejor jugador del mundo. Ha ganado seis Balones de Oro y seis Botas de Oro. Lo que ha conseguido en el Barça es difícilmente superable.La devoción que le tiene la afición hace difícil pensar qué será el día 1 post-Messi en el Barça. Tiene contrato hasta 2021, pero. Entonces estará a punto de cumplir ya 34 años. Pero todos quieren Messi para rato y él ha declarado amor al club.

    FOTO: SANTIAGO GARCES

    1 / 10

  • Ronaldinho

    Ronaldinho

    El mentor de Messi. El jugador que devolvió la sonrisa al Barça en las cinco temporadas que vistió de azulgrana. Primero, sacó al Barça de la depresión con aquel simbólico gol en un partido ante el Sevilla. Luego, le devolvió el reinado en LaLiga (2004-05). Más tarde, trajo de vuelta de la Champions (2006). Fue un periodo extremadamente feliz. El Barça se levantó con su fútol y su sonrisa. El Bernabéu se levantó a aplaudirle en el Clásico de la temporada 2005-06 (0-3). Después de ganar el Balón de Oro, se cayó a plomo. Las temporadas 2006-07 y 2007-08 fueron un fiasco y, con la llegada de Guardiola, salió rumbo a Milán. Sigue siendo un personaje muy querido en la ciudad porque todos están convencidos de que si el Barça se recuperó de la gran depresión de inicios del siglo XXI, fue gracias a Ronaldinho.

    FOTO: DIARIO AS (DIARIO AS)

    2 / 10

  • Dani Alves

    Dani Alves

    El mejor lateral de la historia del Barça. Lateral por decir algo. Dio más de cien asistencias de gol como azulgrana. Competitivo hasta el extremo, hizo la banda derecha suya y condicionó tanto el juego que era el mejor socio de Messi, que hasta quería hacer los calentamientos con él. Alves quería jugar siempre, era un ganador nato, un animador en el vestuario.También un provocador, pero con un punto de inteligencia que hacía enfocarle de manera correcta esa condición de retador. Los años más felices del Barça de Guardiola coincidieron con su cénit como futbolista, aunque en el Sevilla ya había rozado su techo. Allí es considerado, junto a Kanouté, el mejor futbolista de la historia del club sevillista. Su carácter ganador se emuestra en su simple vistazo al palmarés. Es el jugador de la historia con más títulos.

    FOTO: MIGUEL ANGEL MORENATTI (DIARIO AS)

    3 / 10

  • Rafa Márquez

    Rafa Márquez

    El kaiser de Michoacán es uno de los jugadores con más clase que han pasado por la defensa del Barça. Aterrizado en 2003, coincidiendo con la llegada de Joan Laporta al club azulgrana. Márquez entendía bien el juego. Tanto que podía desenvolverse fácilmente en las posiciones de central y mediocentro. Decisivo en la era Rijkaard, cuando se convirtió en el primer mexicano en ganar una Champions League, perdió cierta importancia tras la llegada de Piqué. Pero aun así, su presencia y la de Piqué permitía que Puyol tapase agujeros cuando no estaban Alves o Abidal en los laterales. Márquez tenía un toque de balón mágico, un desplazamiento fantástico en largo y se incorporaba bien en las jugadas a balón parada. Dejó huella y sueña con entrenar algún día en el Barça.

    FOTO: JOSEP LAGO (AFP)

    4 / 10

  • Maradona

    Maradona

    Una enfermedad (una misteriosa hepatitis con la que, según algunas fuentes, se cubrió una enfermedad venérea) y una lesión después de una entrada durísima de Goikoetxea no le dejaron triunfar en el Camp Nou. Aun así, dejó un halo de jugador grande, con goles para el recuerdo como el que firmó en el Pequeño Maracaná de Belgrado (posiblemente, la vaselina más perfecta jamás vista) o el que firmó en el Bernabéu en un partido de Copa de la Liga fácilmente revisible en los vídeos. Núñez trajo a Maradona con la convicción de que eso le permitiría dominar el fútbol español, pero se hartó demasiado pronto de él y permitió que Ferlaino se lo llevase rumbo a Nápoles, donde construyó una de las historias más maravillosas del fútbol, logrando que un club pobre del sur sometiese a los ricos del norte. Barcelona se quedó a medias con Maradona, pero siempre será uno de los grandes amaricanos de la historia del club azulgrana.

    FOTO: DIARIO AS (DIARIO AS)

    5 / 10

  • Hugo Sotil

    Hugo Sotil

    «Mami campeonamos». La frase del jugador peruano después de conquistar la Liga de 1974 está en el imaginario de todos los barcelonistas. Regateador de tronío, marcó 17 goles en 68 partidos con el Barça. Entre ellos, el que cerró el histórico 0-5 en el Bernabéu en la Liga que Cruyff dominó con mano de hierro. A Sotil le perjudicó la llegada de Neeskens al Barça. Eso le hizo perder foco hasta que, finalmente, dejó el Barça en 1977. Está considerado como uno de los mejores jugadores peruanos de la historia. No en vano, junto a Cubillas lideró una generación campeona de la Copa América en 1975 y cuartofinalista en los mundiales de México y Argentina. Sotil, de quien se cuenta que hubiese sido mucho más grande si hubiese tenido una vida más ordenada, tuvo el honor de vestir la camiseta con el dorsal 10 en el Barcelona. Eso sólo lo pueden contar grandes como Messi, Rivaldo, Luis Suárez Miramontes, Ronaldinho…

    FOTO:

    6 / 10

  • Julio César Benítez

    Julio César Benítez

    Nacido en Montevideo, para los barcelonistas de vasto conocimiento era lo más parecido a lo que luego vieron con Dani Alves. Cuentan que era la gran pesadilla de Gento. Sin embargo, Benítez tuvo un trágico final. Su muerte, en 1968, es uno de los grandes misterios de la historia del Barça. Oficialmente, falleció por una intoxicación alimentaria después de comer unos mejillones en mal estado, pero también se manejó que fuese envenado. Jugador de vida distraída, en el campo se transformaba y resultada extraordinario. Potente, tenía un toque exquisito y también un gran disparo. Ganó una Copa del Generalísimo (1963) y una Copa de Ferias con el Barça.

    FOTO:

    7 / 10

  • Milonguita Heredia

    Milonguita Heredia

    El argentino fue queridísimo por la afición azulgrana. Campeón de la Copa del Rey en 1978 y de la Recopa en 1979, formó parte de ese éxodo a Basilea que cambió para siempre la relación del barcelonismo con su equipo. Milonguita (apodo que le vino por su padre, conocido como el Milonga) desarrolló además una relación especial con Johan Cruyff aunque no coincidieron mucho tiempo. Estaba orgulloso de la generosidad de Johan. Cruyff recibía un millón de dólares de Puma más el diez por ciento de las ventas a su nombre y, cuando renegoció el contrato, le pidió a la firma alemana un millón y medio y, además, un contrato para Heredia, Asensi y Migueli. Puma le dijo que no tenía presupuesto y Cruyff contestó: «Si no tienen dinero para ellos, tampoco para mí. Piénsenlo y me llaman». Al día, Milonguita firmó con Puma, Heredia fue un personaje. Llegó a tener 30 coches y se compró un mono y hasta un cachorro de león, Simba.

    FOTO:

    8 / 10

  • Neymar

    Neymar

    Sandro Rosell lo exhibió durante mucho tiempo como símbolo de victoria sobre Florentino Pérez, que intentó ficharlo de todas las maneras y tuvo que aceptar una de sus mayores derrotas como presidente del Real Madrid. Tanto que lo siguió persiguiendo durante años. Aterrizado en 2013 en el Barça, y después de un año de adaptación en el que ya dejó detalles de su condición de crack con goles en el Clásico ante el Madrid, Neymar rompió en el triplete de 2015. El tridente con Suárez fue inolvidable. En la temporada 2015-16, y durante una ausencia de dos meses de Messi, demostró estar capacitado para tomar su relevo como mejor jugador del mundo. Su mejor partido con el Barça fue el 6-1 ante el PSG. Él, y sólo él, creyó en una remontada. Sus últimos diez minutos de partido fueron memorables. Pero en las fotos apareció Messi con el Camp Nou a sus pies y decidió irse. Firmó unos números maravillosos, jugó al fútbol como los ángeles. Una parte del barcelonismo lo detesta por su fuga a París. Otros siguen esperando el regreso del hijo pródigo.

    FOTO: Etsuo Hara (DIARIO AS)

    9 / 10

  • Luis Suárez

    Luis Suárez

    Ya es el cuarto máximo goleador de la historia del club. Sólo ese dato habla de la importancia que ha tenido en sus seis temporadas en el Barça. Un depredador del área, un jugador con un talento descomunal para interpretar el juego. Un killer necesario que ha sido un complemento perfecto para Messi, pero que además ha hecho sus números y que ha llegado a ser Bota de Oro con el Barça en una inolvidable temporada 2015-16. El uruguayo azador fue decisivo en la conquista de la Champions de 2015 con noches memorables en Manchester y París. También en la Liga de 2015-16 y en las dos últimas. Contra el Madrid ha tenido noches memorables. Desde su primer gol en un Clásico en la temporada 2014-15, a su doblete la temporada pasada en el Bernabéu para clasificar al Barça para la final de Copa. Pasando por otro doblete en el curso 2015-16 (el día del 0-4) y por el hat-trick en la manita de la temporada pasada. Sus números devastan a cualquiera que quiere poner en duda su grandeza como jugador y su indiscutible talento para jugar al fútbol.

Deja un comentario